Breve Curiosidad #26: Jugar a ser Dios

Visato en El Listo (un web cómic de lo más recomendable, epse a que la mayoría de tiras tengan un diseño más bien “cutre” (pero el contenido, para mí, es suficientemente genial como para ignorar ese detalle ^^)

Breve Curiosidad #25: Números imaginarios

Tenía que compartirlo xDD me ha encantado:

Otra genialidad de Montt

Publicado en Breve Curiosidad. Etiquetas: , , . 1 Comment »

Breve Demostración sobre Dios

Antes de decir nada más quiero dejar claro que no pretendo burlarme de nadie. Simplemente voy a realizar una relación lógica, de la que cada uno puede sacar sus propias conclusiones.

Hace no mucho, Omalaled publicó un artículo, llamado “Buses y dioses”, basado en un extracto de Sagan. Allí, Sagan realizaba una interesante reflexión sobre la naturaleza de Dios y sobre si es prudente aceptar una forma concreta a pies juntillas. De una forma tangente a ello, he pensado en la siguiente reflexión, que voy a exponer de una forma extremadamente sencilla y lógica.

El cristianismo define a Dios como Omnipotente, Omnisciente, y fuente de toda bondad (entre otras características). Además Dios quiere que seamos esencialmente bondadosos. Pero tenemos la libertad de serlo o no: tenemos libre albedrío. Aceptemos temporalmente estas premisas como ciertas.

Si Dios quiere que seamos bondadosos, podría hacernos bondadosos (bastaría unos pequeños cambios en nuestra genética o en nuestro cerebro, lo que por cierto no modificaría nuestra “alma inmortal” para nada). Parece que sin embargo, no nos hace bondadosos porque violaría nuestro libre albedrío.
Pero si es omnipotente, puede hacer cualquier cosa, incluido hacernos bondadosos sin por ello tocar nuestro libre albedrío. Por tanto, o bien no es omnipotente, o bien no quiere hacernos bondadosos.
Pero si no quiere hacernos bondadosos, es que prefiere que tengamos que luchar por nuestra salvación (luchando contra nuestra biología, nuestra educación y nuestras circunstancias, cosas todas ellas que no podemos elegir). Eso me parece extremadamente poco bondadoso: nos hace sufrir pudiendo librarnos porque simplemente le satisface ello. Aplicando además terribles castigos si no cumplimos tales tareas. Eso, perdón para el que no le guste, pero no es algo que pueda calificarse de bondadoso.
En este punto, hay dos opciones, o bien no es omnipotente, o bien no es bondadoso. También, llegados a este punto habrá un millón de argumentos filosóficos y teológicos para demostrar que lo blanco es negro y lo negro es blanco. Pero al final sólo son argumentos incomprobables (mientras que yo he sido más tramposo y he usado una reducción al absurdo). El resultado es que, o bien aceptamos que puede existir una contradicción lógica que somos incapaces de dilucidar satisfactoriamente (sería satisfactorio si fuera una solución tal que fuera aceptada por todos), o bien no es posible un objeto con las características propuestas (tal como se hace en las matemáticas).
En este punto yo saco mi Navaja de Ockham y considero que es más plausible lo segundo.

Esto no demuestra que Dios no exista. Sólo que sus supuestos atributos crean una paradoja que o bien dejamos por indilucidable (“los caminos de Dios son inescrutables”) o bien nos planteamos que los atributos que le hemos dado carecen de sentido.

A lo que voy es, que al final, de Dios, si existe, no sabemos nada más que lo que queramos imaginar de él. Y lo que generalmente se imagina de Él, es un absurdo. Y lo demás es orgullo y superstición.

Cualquier respuesta que busque refutarme debe tener en cuenta que, para mi, mil líneas de desarrollo filosófico me valen cero, si no es algo universalmente aceptado por los filósofos, igual que no acepto a priori por cierto un teorema matemático que no soy capaz de entender por mi mismo sin que exista una demostración que la comunidad matemática considere válida.