Participación en el European Extremely Large Telescope (E-ELT)

La ciencia sigue en plena decadencia en España. Ya comenté hace tiempo el sabotaje que se había realizado a los proyectos de investigación, asignando sólo un 10% del presupuesto para el primer año. Ahora, a esto se suma que estando ya a mediados de Marzo, de ese 10% nadie ha visto ni un céntimo.

Hoy quería hablar, sin embargo, de la participación española en el European Extremely Large Telescope (E-ELT), el que será con mucho el mayor telescopio del mundo, con un diámetro de apertura de 39 metros.

 

Es muy comprensible que cualquiera diga: “Estando todo como está, por qué meternos a dar dinero para un telescopio que se va a construir en Chile (Observatorio Europeo del Sur o ESO). Habría que ahorrar eliminando esta superficialidad.”

Sin embargo, no podría ser más errónea esa forma de pensar. En los últimos años España ha invertido de forma constante en proyectos del ESO y la construcción de otros telescopios, como el Gran Telescopio de Canarias, proporcionando una importante experiencia a los centros de I+D españoles que participaron en el diseño y construcción de la tecnología necesaria. Participar en el E-ELT no es un gasto sin retribución, es una inversión. El dinero para el diseño y construcción de todo lo necesario relativo al E-ELT se gastará en contratos para las empresas e instituciones de los países participantes en ese proyecto. Dada la experiencia de nuestro país en el campo y teniendo en cuenta que Astronomía es la disciplina científica en la que más destaca España (8º puesto a nivel mundial) , es de esperar que el dinero que pueda llegar a la larga sea mucho mayor que el que el gobierno tiene que gastar.

Por cierto, que la participación española consistiría en 40 millones de Euros… en el periodo 2012-2021. ¿Qué es esa cantidad en tal periodo de tiempo para nuestro gobierno a cambio de trabajar en uno de los proyectos más importantes y prestigiosos?

Lo más paradójico del asunto es que los políticos se llenan la boca con “La Marca España”, pero cuando se trata de seguir participando en proyectos internacionales, titubean o se echan atrás, pese a que a la larga puedan reportarnos beneficios. ¿Qué imagen da España echándose atrás en proyectos de tal envergadura, en el campo que más destaca? ¿Quieren que seamos una potencia mundial en algo, o sólo ser mediocres de tercera fila?

En el fondo, se trata de qué quieran hacer este país, si queremos que en el siglo XXI España sea un país plenamente desarrollado con importantes empresas I+D y gran producción científica, o si queremos olvidarnos de eso y vivir sólo del turismo y la agricultura, como tantos países de esos que con desprecio se les llama tercermundistas.

Si crees que España debe apostar por el E-ELT y todo lo que implica, hay una petición en Change que puedes firmar. Hagamos saber al gobierno que queremos que España apueste por el I+D, y que éste es un camino que nos puede ayudar enormemente a salir de la actual situación.

 

Breve Curiosidad #60: Un adivino que no falla.

Y siguen los despropósitos con la ciencia española

Sin duda, los políticos españoles están convencidos de que es hora de desmantelar la investigación científica de España. Si no, no se explican no sólo los recortes, si no la actitud que existe hacia la ciencia.

La última gota ha caído al anunciarse cómo se repartiría el dinero asignado a los proyectos: ~10% el primer año, ~40% el segundo, ~30% el tercero, y ¡sopresa! el ~20% para el cuarto año. Ahora veámoslo en perspectiva:

– Los proyectos tienen 3 años de duración, al cabo de los cuales no se podrá gastar más dinero. Ese 20% queda sujeto, pues, a que se solicite una extensión del periodo de gastos del proyecto… lo que puede ser concedido o no. Vamos, que se han comido un 20% por la cara.

– El primer año sólo se da un 10% lo cual es un despropósito, pues el primer año es cuando se compra equipo y se contrata personal, principalmente posdocs. Sin estos posdocs, los grupos de investigación pueden verse reducidos en número y eficiencia, drásticamente. Ahora todos estos posdoctorandos se vana  encontrar sin trabajo en ningún proyecto científico español que empiece y se van a ver obligados a una de 3:

1) estar un año trabajando gratis en investigación, con la esperanza de que el dinero del segundo año llegue puntualmente y puedan ser contratados. Mientras, pues vivirán de lo que puedan o de trabajar como camareros.

2) Emigrar, y trabajar en el extranjero, muy probablemente para quedarse allí, pues las oportunidades y la consideración son enormemente superiores a las que hay en España.

3) Abandonar la carrera científica.

– Del dinero del proyecto, una parte se la queda para gastos generales la institución en las que está sito el grupo de investigación. Es decir, que este año, por si universidades e institucioens de I+D no estaban ya en una situación crítica, además no van a tener una parte importante sus ingresos por proyectos.

¿Nuestros políticos no son conscientes del daño que se está haciendo a largo plazo? No lo creo. Más bien me parece que les da igual, o incluso les parece bien. Menos científicos en España para ellos significa menos gente protestando porque no se invierte en ciencia.

¿Cuánto se ahorra para el primer año con ésto? ¿50-100 millones?  Puede sonar mucha cantidad, pero si se compara con otros gastos del estado, es un gasto pequeño, pero crítico, pues asegura la continuidad de los proyectos, el trabajo de los posdocs y ayuda a las maltrechas instituciones. ¿Es de verdad tanto dinero? ¿cuánto han costado las absurdas e inútiles obras públicas (aeropuerto de castellón)? ¿cuánto han robado esos mangantes?

Veremos si antes de un año la noticia no es que el CSIC se cierra. Veremos si yo puedo acabar mi tesis. Veremos si mi universidad no se declara en bancarrota. Veremos cual es la siguiente jugada de esta casta de ladrones y sin vergüenzas…

Veremos si no acabo así más o menos:

Breve curiosidad #59: Un futuro negro…

https://i2.wp.com/www.miclonmalvado.com/images/stories/vinetas/sociedad/2046.jpg

Y como Astrofísico, lo veo perfectamente plausible. En este país se está desmantelando la investigación científica de una forma completamente consciente… pero ¿qué no están desmantelando? Sinceramente, están cortando a trozos este país para venderlo y largarse con toda la pasta mientras el barco se hunde. Y no tengo esperanzas de un cambio ni aunque ganara otro partido, que claro, todos sabemos que partido sería. La impopularidad se la lleva el que hace la putada, pero el siguiente sólo tiene que no hacer nada y “beneficiarse” de todo lo que hizo el anterior. Así que no, esto ya no lo van a arreglar. España se va a convertir en un país tercermundista, con su clase forrada y privilegiada con acceso a todo, y una mayoría semiesclava y miserable.

Los héroes españoles

Estos días que tan agitado está todo con los Juegos olímpicos y nuestros campeones en ellos, querría dedicar unas líneas a los otros héroes españoles. Héroes reconocidos en un importante evento internacional, pero a los que no se ha dedicado a penas atención.

Estos héroes que menciono tienen de 15 a 16 años. Tres chavales de Logroño que con un proyecto de 4 años han ganado recientemente la Feria de Ciencias de Google (Google Science Fair) en la categoría correspondiente a su intervalo de edad. La noticia completa, aquí.

Párense a pensar: tres chavales que llevan 4 años haciendo un estudio de la vida microbiana del agua dulce… desde los 12 años. ¿qué reconocimiento van a obtener en su propio país por su genio y su trabajo? Un trabajo que ha sido merecedor del premio por encima de otros cientos de trabajos llegados de medio mundo. Si eso no es heroismo, no sé qué puede ser.

Creo que cuando en deportes alguien consigue algo así, se suele anunciar en grandes titulares y les reciben los mandamases de turno, deseosos de tener fotos junto con los jóvenes triunfadores, a ver si se les pega algo de su popularidad.

Y así estamos aquí. Los héroes, el modelo a seguir para los chavales son los héroes del deporte, futbolistas e incluso no futbolistas. A nadie se le ocurre que tal vez sería útil para el futuro del país que los chavales entendieran que además de esos héroes, hay otros, héroes de lo intelectual y héroes de la ciencia.

Si al menos realmente fuéramos tan buenos en deportes como nos creemos. Si fuéramos de verdad los nº 1 del deporte, aún lo entendería. Pero ni eso. Por ejemplo, Francia tiene las mismas Copas del Mundo de fútbol que España, 1. Pero ellos tienen a 64 laureados con el Nobel. España tiene 8. Italia tiene 4 Copas del Mundo de fútbol y a 19 laureados con el Nóbel, frente a 1 copa de España y sus 8 Nobel. Y al menos podemos decir que tenemos más Copas del Mundo de fútbol que EE.UU. Vaya superpotencia… Que ellos se consuelen con sus 331 laureados con el Nóbel.

EDITADO:

Añado el vídeo donde nuestros jóvenes héroes, explican su trabajo (gracias, Javier, por el enlace):

Saludos veraniegos.

Cerebros a la fuga.

La verdad, debería hablar e insistir sobre lo absurdos que son los actuales recortes en investigación, pero… qué voy a decir, si también recortan todo lo que importa y ya la ciencia no es una excepción. Y tal vez podría considerar que realmente es necesario tal sacrificio… si no fuera porque el 25% o 30% recortado, no afecta a sus sueldos, a  la casa real, a la iglesia y a tanto parásito como hay en este país.

Así que voy a dar gracias por tener mi beca, voy a concentrarme en mi doctorado, y me voy a ir mentalizando para convertirme en un cerebro fugado de aquí a unos años. Porque este país, cada día más, es como un cadáver en descomposición. Aquí ya sólo van a medrar los que se alimenten de la podedumbre.

Mientras, pues al menos me lo tomaré con humor, porque eso al menos aún no me lo han recortado. Supongo que porque es gratis, pero dado que va a ser delito la resistencia pasiva, el siguiente paso lógico será prohibir el humor.

Publicado en Reflexión. Etiquetas: . Leave a Comment »

La utilidad de las matemáticas (y de la investigación)

“El filósofo Platón fundó una academia en Atenas, donde enseñaba matemáticas. Un día, durante una demostración matemática, cierto estudiante le preguntó: “Pero maestro, ¿qué uso práctico tiene esto?”. Platón, indignado, ordenó a un esclavo que le diera una moneda pequeña para hacerle así sentir que su estudio tenía uso práctico; y luego lo expulsó de la Academia.”

Grandes Ideas de la Ciencia – Isaac Asimov

Siempre defenderé que l investigación de cualquier índole merece la pena por si misma, más allá de que podamos verle una utilidad inmediata o no. Las razones son claras:

– El conocimiento es un valor en si mismo. Lo que sabemos sobre todo lo que nos rodea modifica nuestra forma de verlo y de interaccionar con ello. Sacia nuestra curiosidad y a la vez genera más necesidad por conocer. Nos da perspectiva y en general genera en nosotros una sinergia, un fermento de cultura, que nos permite engrandecernos, como individuos y como especie.

– Lo maravilloso de la investigación, es que muchas veces encontramos lo inesperado, algo nuevo, diferente a todo lo anterior, que no habíamos previsto. Crear aplicaciones tecnológicas a partir del conocimiento que tenemos es algo corriente hoy en día, pero los verdaderos adelantos provienen de encontrar nuevas e inesperadas aplicaciones en el nuevo conocimiento que se genera de la investigación. Esto lo expliqué ya cuando hablé del trabajo de Maxwell, completamente teórico,  sobre la electricidad. Un trabajo aparentemente “inútil”, y sin embargo, gracias a él, se desarrolló toda la teoría electromagnética, tan absolutamente fundamental para nuestra sociedad hoy en día. Maxwell no sabía qué podría llegar a construirse con sus ecuaciones, siquiera vivió suficiente como para ver la confirmación experimental a su trabajo teórico. Y sin embargo, el impulso por conocer de este verdadero héroe, nos ha dado tantas y tantas cosas.

– Una cuestión de supervivencia. Nuestra especie basa su éxito adaptativo en su capacidad para aprender y desarrollar estrategias y herramientas adaptadas a lo que vamos aprendiendo. Está en nuestra naturaleza querer aprender, pero más aún. Como especie, nuestro conocimiento es la mejor habilidad que tenemos para sobrevivir y medrar.

– El mundo está podrido con la idea del beneficio a corto plazo. Estamos obsesionados con esa pequeña moneda, y despreciamos el conocimiento y las apuestas a largo plazo. Puede parecer una reflexión infantil, pero todo lo que en la actualidad es tan fácil en los países ricos es el producto del ansia de conocimiento y de mejora de las generaciones pretéritas. Sin los pensadores y científicos del pasado, seguiríamos estancados en una sociedad medieval, en el mejor de los casos.