La evolución… tecnológica III

Hace unos días hablé aquí de la similitud de ciertos aspectos del desarrollo tecnológico con la evolución biológica. En concreto comenté el caso de los teclados de ordenador como evolución de las máquinas de escribir: La evolución… tecnológica I

Y justo antes de publicar el artículo que estáis leyendo ahora mismo, he colgado un brevísimo post: La evolución… tecnológica II. Este artículo ha sido escrito por mi amigo Gálago – Al, como respuesta a mi primer artículo sobre el tema y me ha parecido una pena que se quedara escondido entre las respuestas.

Para hoy me había reservado el ejemplo original que me inspiró estos artículos. Se trata de un caso realmente curioso de adaptación tecnológica: en vez de hacerlo desde cero, partir desde lo que ya existe minimizando costes. Y cómo esta adaptación, que actualmente parece completamente arbitraria, ha condicionado nuestra más avanzada tecnología.

Todo comienza con un avance revolucionario en la tecnología del transporte: la rueda. Pero para nosotros lo interesante comienza mucho después, en los siglos en los que roma se expandió por todo el mediterráneo. Los ejércitos romanos, era impresionantes en su capacidad de ingeniería, tanto militar como civil.

Una de las principales premisas de las legiones fue la velocidad de sus ejércitos. Esto es debido a que fue habitual, durante su periodo de expansión, que sus tropas fueran mucho menos numerosas que las del oponente y debían compensar el número con mejores tácticas y velocidad. Así, las calzadas romanas se construyeron sobre los caminos dejados por las legiones y surgieron, precisamente, como medio para movilizar rápidamente sus tropas.

Pero pensemos en una cuestión fundamental y es cómo se desenvolvían cuando no tenían las calzadas. Bien porque estuvieran en territorio enemigo o bien porque aún no las habían construido. El paso de miles de infantes, termina creando una senda bastante transitable, pero los carros de suministros son una cuestión muy diferente. Sus rodadas quedaban marcadas en el terreno y después de unos cuantos carros, las rodadas quedaban marcadas en el terreno.

Por eso todos sus carros tenían un ancho estandarizado de distancia entre las ruedas. En consecuencia era de cajón, para cualquiera que quisiera aprovechar los caminos que abrían los romanos, que sus carros debían tener el mismo ancho. De no ser así no podrían usar el camino ya que las ruedas, al no encajar en la rodada, podían romperse con facilidad. Posteriormente las calzadas romanas empedradas se construyeron pensando en el tamaño estandarizado, así que con su presencia no hizo desaparecer la necesidad del estándar.

Los romanos se expandieron, conquistando y romanizando casi toda Europa. Y romanizar significa que todos los carros se construían con un ancho fijado, es decir, a la manera romana. Este ancho pervivió después de la caída del imperio ya que la tradición y la necesidad de que los caminos que abrían los carros sirvieran para cualquier carro, seguían muy presentes.

Llegamos entonces a la revolución industrial y los primero ferrocarriles. Había que construir un chisme con ruedas que vaya por unos raíles. ¿Qué ancho usar? Pues sencillo, el de siempre: el que se empleaba para todos los chismes con ruedas. El mismo que habían establecido los romanos.

viatren

Todos los países Europeos, con la curiosa excepción de nuestro país, tenían el mismo ancho. Pero claro, este ancho se exportó allí donde se exportara la tecnología del ferrocarril. Por lo que EEUU, pese a no haber sido romanizada, tenía el mismo ancho de vías que el ancho de las rodadas romanas.

shuttleAvancemos ahora hasta otro hito de la tecnología del transporte: el transbordador espacial. Todos habréis visto fotografías de la lanzadera y sabréis que para ponerla en órbita dispone de tres cohetes. Uno central, muy grande, y otros dos laterales, más alargados.

El ancho de los cohetes laterales no es para nada arbitraria. Obedecía a una importantísima cuestión… logística. Desde donde los fabricaban debían llevarlos por tren hasta las instalaciones de la nasa y eso incluía pasar por los túneles de las rocosas, cuyo ancho estaba diseñado para trenes normales, claro. Así que pese a lo que hubieran preferido realmente, tuvieron que adaptarse a la situación.

Por tanto, podemos ver cómo una premisa técnica se propaga irremediablemente en el tiempo, obligando a lo desarrollado posteriormente a tomarlo como punto de partida. Es decir: adaptación tecnológica.

Durante todo el artículo, he estado hablando del dichoso ancho de los romanos, pero no he dicho cuánto era. La respuesta es 4 pies y 8,5 pulgadas. Viene a ser algo más de 1,40 metros. ¿Porqué esa y no otra? Bueno, fue una cuestión muy práctica. Esa distancia es en la que cabían dos caballos de tiro para el carro.

Conclusión: El diseño de una nave espacial se ha visto condicionado tecnológicamente por el ancho de un par de traseros equinos.

Esta curiosa historia es originalmente de Didier Nordon, un columnista habitual de Pour la science.

¿Conocéis algún otro ejemplo de adaptación tecnológica? Pues comentadlo ^^

Anuncios

16 comentarios to “La evolución… tecnológica III”

  1. Gouki Says:

    He leido las ultimas entradas de un tiron, y solo te tengo que decir que te has salido.
    no tenia ni idea de lo de las calzadas y lo de las naves espaciales.
    lo unico que tenia conocimiento es que los cohetes americanos tenian menos capacidad que los rusos, porque curiosamante los americanos fueron capaces de construir bombas mas pequeñas, con los cual una vez que pasaron a utilizar los diseños de esos cohetes para el espacio en vez de para la guerra, los cohetes rusos resultaron que tenian mas capacidad.
    saludos

  2. ahskar Says:

    Gracias ^^ la verdad es que hace falta ánimo para leerse las tres de un tirón xDD
    Pues es un detalle interesante el de la capacidad de los cohetes. No tenía ni idea ^^

  3. Cómo los romanos condicionaron las naves espaciales Says:

    […] Cómo los romanos condicionaron las naves espacialescuriosidadcientifica.wordpress.com/2009/04/14/la-evolucion-t… por Justin hace pocos segundos […]

  4. Alfonso M. Corral Says:

    Ya conocía la historia hasta la invención del ferrocarril, pero lo de los cohetes del transbordador redondea la historia.

    La he meneado para que la conozca más gente.

    Genial.

  5. ahskar Says:

    Gracias por menearla ^^, aunque es una historia que ha circulado por bastantes sitios de internet y por lo que veo en meneame, la mayoría ya lo conocía ^^.

    Para mi lo principal de este y los post anteriores no era contar historias inéditas. Más que la historia en si, es la idea de fondo que ya comenté en los anteriores, el paralelismo entre la evolución biológica y la tecnológica. por desgracia parece que la gente en menéame no han leído el artículo y el meollo se ha quedado enterrado bajo la anécdota xDD
    En cualquier caso, siempre hay quien no conoce las anécdotas y está bien repetirlas una vez más ^^ Así que me alegro que te haya gustado tanto ^^

  6. Leviatán Says:

    Yo no había leído nada de esto anteriormente, así que para mí ha sido toda una novedad descubrirlo, gracias a tí :)
    Lo cual me ha llevado a preguntarme por qué el ancho de vía en España había sido distinto al resto de países de Europa. Y, bueno, parece ser que no hemos sido los únicos …

    os dejo el enlace donde lo he visto, por si a alguien le interesa
    http://ciencia15.blogalia.com/historias/2765

    un saludo!!

  7. ahskar Says:

    Muy interesante ^^. me alegro que te haya gustado ^^

    La explicación que yo tenía hasta hoy es la que me dieron en bachillerato y no descarto que estuviera en el libro de texto que usamos. Según esa explicación, en España usamos otro ancho de vía por medio a una invasión extranjera desde Francia, en la que tener el mismo ancho podría facilitar que usaran trenes para llo. Lo cierto es que me parece mucho más consistente la tuya. Creo que aún tengo ese libro de texto, tengo que mirar si la explicación viene o fue cosa de la profesora.

  8. ahskar Says:

    He encontrado el dato en el libro de texto que use en su día. Lo cito tal cual:
    “Criterios estratégicos:
    Elección de un ancho de vía de 1,67 m de distancia entre carriles, distinto al del resto de Europa (1,44 m). El motivo era evitar que el ferrocarril fuese utilizado por un ejército extranjero, facilitando así la ocupación de la Península; el recuerdo de la invasión napoleónica estaba cercano.”

    Después de eso he estado buscando y he encontrado un artículo en la Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona (escrito por Rafael Alcaide González):

    Una de las cuestiones más controvertidas de aquel informe, resultó ser el tema de la anchura de la vía: 1,674 metros o seis pies castellanos. Como es bien sabido, el ancho de vía en nuestro país ha ocasionado innumerables problemas a la hora de conectar la red ferroviaria española con la europea al no existir una continuidad, ya que el ancho de vía europeo es de 1,43 metros. Esta cuestión puede prestarse a muchas interpretaciones, ya que cabe la posibilidad de que, en la determinación del ancho de vía español, existiese implícita una estrategia destinada a obstaculizar una hipotética invasión militar ante el reciente e ingrato recuerdo de la Guerra de la Independencia. Sin embargo, no parece que la Comisión adoptara esta medida por razones de estrategia, sino guiada por las tendencias en la construcción de ferrocarriles de la época, pues no menciona en ningún momento la cuestión militar y parece que lo que prima en el informe, es el factor determinante del relieve de nuestro país, ante el cual se necesitan locomotoras de mayor potencia: “en un país virgen, donde se empieza a establecer un sistema de caminos de hierro, debe adoptarse una anchura que permita caminar por ellos con toda la rapidez y seguridad que pueden obtenerse con las últimas perfecciones que han recibido las locomotoras. Para este efecto conviene aumentar el ancho de las vías, y esta es la tendencia que generalmente se observa en el día (22) “

    Así que finalmente me parece que lo de mi libro de historia tiene más de leyenda urbana que de verdad… Ganas em dan de mandar un mail a la editorial ¬¬u

  9. Leviatán Says:

    Para interesante tu artículo. Y que conste que la explicación no es “mía”, es la del autor del blog, quien a su vez, con toda seguridad, se habrá documentado (espero). Solo ha sido la que me ha parecido más racional entre otras. En cambio, la explicación que te han dado (no solo a ti, a muchos) es uno de esos bulos que circulan sin que uno se pare un momento a meditarlo. Y es que, cuando se puso la primera vía de ferrocarril en España resulta que Napoleón y la guerra de independencia hacía mucho que ya eran historia … Yo había oído una versión “remasterizada” que hacía alusión a Franco y por los mismos motivos bélicos, lo cual es aún más absurdo teniendo en cuenta que el ferrocarril ya llevaba unos 100 años así.

  10. ahskar Says:

    (sigh) si es que te la dan con queso en cualquier cosa como no te andes con ojo…

  11. Aureus Says:

    Conocia la historia de los anchos de via. No la del motivo del Spain is different, pero bueno, le doi más crédito a la versión de la “chapuza” que cuentan en ciencia15.
    De todos modos, es interesante el concepto de la analogía entre la evolución biológica y la tecnológica. Interesante y probablemente expandible a muchas otras “evoluciones”, porque la verdad ese es el modelo más seguido en casi todas las situaciones. Aquello de “borra todo y empieza de nuevo” es muy bonito, pero (casi) nunca se hace, sino que se alcanza lo nuevo a partir de lo que ya existe, alterando, modelando, empujando y estirando.

  12. ahskar Says:

    Bueno, lo cierto es que lo que propongo sobre la tecnología no es nada que no exista implícito en la teoría memética.
    Si me he centradi en la tencología es porque resulta algo mucho más tangibles que las simples ideas, y porque además uno esperaría que siendo el producto de nuestro intelecto, no fuera tan “paralelo” a los desarrollos “ciegos” de la naturaleza.

  13. Jesús Says:

    Apasionante, de verdad.

  14. ahskar Says:

    Esa crítica es todo un halago y más viniendo de ti Jesús ^^

  15. El rano verde Says:

    Como dato empírico puedo certificar que las rodadas de carros neolíticas de la isla de malta tienen 1,4m de ancho (las medí in situ por curiosidad después de leer esta historia, aunque lo del cohete también es nuevo para mí).

    Sobre el 1.668 de ancho de los ferrocarriles españoles, las explicaciones técnicas de mediados del XIX se justifican en la orogenia montañosa de la península, pero es un error de concepto. El ancho de una vía prácticamente no influye en el comportamiento de un tren ante una pendiente fuerte.

    Un error de cálculo que supuso un encarecimiento de quizás un 10% en la construcción de todas las líneas (más volumen de materiales, expropiaciones, etc), por no hablar de los problemas operativos en las fronteras.

    Afortunadamente ya todas las nuevas líneas de AVE se construyen con ancho europeo (1.435mm). Más vale tarde que nunca…

  16. ahskar Says:

    El rano verde:

    Que interesante lo de las rodadas de malta. Gracias por el dato ^^

    En lo del ancho de vía, creo que el ancho tiene que ver con la necesidad de tener locomotoras más potentes (y por tanto más anchas).
    En cualquier caso, sí, fue un craso error…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: